Bugs Bunny

Ningún personaje, y mucho menos un conejo, ha sabido capturar la imaginación del público americano de forma tan completa y clamorosa como Bugs Bunny. Y ningún personaje ha dominado el medio de la animación por tanto tiempo como el desvergonzadamente atrevido conejito de Brooklyn.

Podría decirse que Bugs Bunny es el personaje de dibujos animados más popular y conocido de todos los tiempos. En una escena clásica y fiel a su naturaleza sabelotoda y segura de sí misma, Bugs, en vez de escaparse de un cazador que le acosa (el omnipresente Elmer Gruñón), le hace frente inmutable y encantador, diciendo "Mmmm, ¿qué hay de nuevo, viejo?".

Casi cada uno de los directores de los dibujos animados de Warner Bros. dieron profundidad y extensión a la conocida personalidad de Bugs. Su acento de Brooklyn-Bronx, interpretado por el actor Mel Blanc, combinado con su rápido ingenio, descarada inventiva y escandalosa independencia, le garantizaron el tipo de credenciales que han hecho las delicias de tres generaciones de audiencia devota. Knightly Knight Bugs No 1, protagonizado por el "oedó bibón", ganó un premio de la Academia. Además, Bugs ha aparecido en varios largometrajes, más de 175 cortos animados y numerosos programas especiales en horarios de máxima audiencia. ¿Cómo ha conseguido este conejo ganarse el corazón de prácticamente todos los aficionados al cine de todas las edades y en todo el mundo? Muy sencillo. El sociable y totalmente encantador Bugs Bunny siempre gana, no importa contra quien pelea ni en qué situación. Ningún matón es demasiado grande, ningún hipócrita está a salvo, ningún adversario engreído es tan poderoso que Bugs no consiga reducirlo a astillas con toda facilidad.

El rival más destacado de Bugs es el cazador pasivo-agresivo y con cerebro de chorlito, Elmer Gruñón, interpretado por Arthur Q. Bryan. La pareja se enfrenta en la pantalla en una actuación extraordinaria en la parodia de Wagner, What's Opera, Doc?, el primer cortometraje animado que fue incluido en el National Film Registry. Bugs y Elmer también aparecen juntos en numerosos estrenos cinematográficos incluyendo Stage Door Cartoon y Hare Tonic, en el que Bugs consigue escapar al hacerle creer a Elmer que hay un serio brote de "Rabbititus." En Wabbit Twouble, Bugs arruína los planes de Elmer de "rescanso" y "reslasjación" en Jellostone Park, y en Rabbit Fire de Chuck Jones, Bugs y el Pato Lucas sostienen una famosa discusión -que confunde por completo a Elmer Fudd- acerca de si es temporada de pato o temporada de conejo. El Coyote, el "genio" siempre creando intrigas, también empareja su ingenio al de Bugs -y pierde- en To Hare Is Human, Operation: Rabbit y Hare-Breadth Hurry. Hare-Way To The Stars convierte a Bugs, sin que éste se dé cuenta, en polizón a bordo de un cohete rumbo a Marte, donde tiene que evitar que otro adversario, el marciano Marvin, destruya la Tierra. Y en el clásico Bewitched Bunny, Bugs rescata a los personajes de cuento de hadas, Hansel y Gretel, de las garras de la Bruja, y se escapa por poco de servir él mismo de cena. Y además también hay un grupo de dibujos para morirse de risa, dirigidos todos ellos por Friz Freleng, en los que Bugs se enfrenta a la furia explosiva de Yosemite Sam.

Por si fuera poco, Bugs no solo tiene éxito frente a los personajes de Looney Tunes. En Rabbit Hood, el sheriff de Nottingham le pilla robando zanahorias en el jardín del rey; y en Knight-Mare Hare lucha contra Merlin of Monroe. El siempre victorioso Bugs también le hace frente a sus adversarios en el terreno deportivo. En Rabbit Punch, Bugs acaba, por bocazas, en el ring de boxeo y en Baseball Bugs, Bugs toma todas las posiciones en el campo -y gana- contra los Gas-House Gorillas. En Bully for Bugs, que surgió de la declaración del supervisor del estudio Edward Selzer afirmando que el toreo no era divertido, Bugs, en su camino a un festival de zanahorias, excava accidentalmente el tunel en un ruedo y se enfrenta a un toro furioso (y con pinta de muy pocos amigos).

Tanto si es construyendo un ascensor para su conejera, excavando un tunel a la prisión de Sing Sing para escaparse de los cazadores o adueñándose del escenario como concertista de piano en el clásico de culto Rhapsody Rabbit, Bugs Bunny se ha convertido en un héroe internacional. No solo el conejo favorito del mundo ha hecho reir a carcajadas a generacions de aficionados de Looney Tunes, sino que lo ha hecho con un estilo indiscutiblemente ganador: siempre impasible y superingenioso. ¿Qué hay de nuevo, preguntas? Bugs es invencible, ¡eso es lo que hay!

 
LOONEY TUNES, los personajes, nombres y todas las marcas relacionadas
son marcas comerciales de Warner Bros., © 2003 | Política de privacidad